felicidad empleados

La empresa que quiere incrementar la productividad de su plantilla debe procurar la felicidad del personal. Esa es la conclusión que arrojan diversos estudios y que personas expertas avalan: una persona feliz es más vital, se implica más con la empresa y afronta cambios y problemas con mayor positividad.

 

Cómo influye la felicidad del personal en la buena marcha de la empresa

 

Las personas felices son más productivas que las infelices e insatisfechas

El estudio Felicidad y Trabajo realizado por la consultora mexicana Crecimiento Sustentable concluye que las personas trabajadoras felices son un 88% más productivas que aquellas con actitud negativa. La Escuela de Negocios Saïd, de la Universidad de Oxford en el Reino Unido tras un seguimiento de 6 meses a personas empleadas de British Telecom afirma que eran el 13% más productivas en las semanas en las que estaban felices. Un estudio de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, demuestra que las personas felices son un 12% más productivas.

Estos datos son solo una pequeña muestra de un numeroso grupo de estudios y opiniones expertas que confirman la relación entre la felicidad de la plantilla y la productividad.

 

Una plantilla feliz logra en un mejor ambiente laboral

Pero la empresa que reúne en su plantilla personas felices no solo logra un equipo de trabajo más productivo: se comunican con mayor facilidad, trabajan mejor en equipo y resuelven sus conflictos de manera más rápida y fluida.

 

Personal más resolutivo y fiel a la empresa

La empresa que pone trabas a su personal y no mira por su felicidad tiene difícil contar con la fidelidad de su plantilla. La felicidad se refleja en la confianza, la estabilidad y la satisfacción que les reporta ser parte de la empresa.

Las personas empleadas felices son más resolutivas y encuentran soluciones más creativas porque toman decisiones y hacen propuestas sin miedo a mostrarse públicamente. La felicidad hace que sean más fieles a la empresa y se impliquen más con ella porque se sienten apreciadas y valoradas. Ponen más de su parte para lograr alcanzar los objetivos de la empresa y disfrutan una mayor sensación de pertenencia a la compañía.

La compañía que toma medidas para mejorar la felicidad del personal retiene el talento.

 

Qué puede hacer la empresa para procurar la felicidad de los trabajadores/as

 

trabajadores felices aumentan productividad

 

Una remuneración justa es la base de la felicidad de la plantilla

¿Quién no conoce el dicho popular que afirma que «el dinero no da la felicidad, pero ayuda a lograrla»? «El dinero no lo es todo, pero sin dinero no se puede vivir», asevera otra afirmación popular.

La felicidad de los trabajadores/as no se basa en su salario, pero sin un salario justo, no serán felices. Al fin y al cabo, el dinero es necesario para cubrir las necesidades básicas y es la forma más sencilla para la persona de medir cómo le valora la empresa.

¿Quiere eso decir que la empresa que quiere lograr las ventajas de disponer de una plantilla feliz debe subir los sueldos? No necesariamente. Pero sí debe ser justo.

Si una empresa de la competencia paga más y además ofrece otras ventajas que influyen en la felicidad de la persona empleada, la empresa que no esté a la altura perderá el capital humano más valioso y ese talento será un activo de la competencia.

¿Y qué hace una empresa salarialmente justa?

  • Paga a cada persona por el puesto que ocupa y no por una categoría inferior a la responsabilidad que tiene y las tareas que realiza.
  • No se retrasa en sus pagos.
  • Paga salarios equilibrados en relación a lo que pagan otras compañías en puestos similares.
  • Es igualitaria y no discrimina salarialmente a quienes realizan un mismo trabajo por razón de género, edad u origen.

 

La empresa que implementa un buen plan de incentivos trabaja por construir una plantilla más feliz

Una empresa que valora logros y la consecución de objetivos se implica en la felicidad de la plantilla. Y recibe como premio un equipo de trabajo más motivado, dinámico y activo, deseoso de alcanzar metas más ambiciosas.

Crea e implementa un buen plan de incentivos y conseguirás personas más felices y deseosas de trabajar para alcanzar las metas que definas.

Los incentivos pueden ser monetarios, pero no necesariamente son los que más valora la plantilla. Fiscal y económicamente para la empresa es más rentable aplicar incentivos en especie: vehículos de empresa, cheques de supermercado, de ocio o vacacionales, por ejemplo.

Pero curiosamente la empresa que aplica un plan de incentivos relacionado con el bienestar del personal y su valoración profesional logra una plantilla más feliz y obtiene mayor implicación por su parte. ¿Cómo? En forma de programas de formación, promoción interna, jornadas reducidas o asistencia a congresos profesionales, por ejemplo.

 

Conciliación y horarios, claves para la felicidad

Quienes disponen de horarios y medidas en el trabajo que les permiten conciliar su vida laboral y personal son más felices. Pero no todas las compañías y puestos laborales pueden aplicar medidas de flexibilidad laboral por cuestiones organizativas.

¿Qué medidas puede tomar la empresa para favorecer la conciliación?

  • Permitir el cambio de horarios o turnos con compañeros y compañeras en determinados casos o puestos de trabajo.
  • Realizar jornadas intensivas.
  • Trabajar más tiempo de lunes a jueves para disfrutar de un fin de semana más largo librando desde el viernes a mediodía.
  • Permitir el teletrabajo en determinadas circunstancias o un número concreto de horas al mes.
  • Ofrecer días libres recuperables en un número determinado al trimestre o al año sin que la persona trabajadora tenga que justificar por qué se acoge a él.

 

Otras medidas para lograr la felicidad desde la empresa

  • Genera confianza en tu personal para que salgan de su zona de confort.
  • Proporciona estabilidad laboral.
  • Pon al frente de la empresa a líderes y no a jefes/as.
  • Permite que las personas trabajadoras dispongan de los medios necesarios para hacer su trabajo.
  • Toma medidas de ergonomía y crea un plan de salud e higiene en el trabajo.
  • Evita prácticas discriminatorias.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno − 1 =